Todas las artes marciales toman su conocimiento de esta Fuente, a fin de permitir al ser humano aprender a canalizar las energías para manejar el cuerpo y el espíritu y así, poder adquirir una maestría, un equilibrio, un bienestar y una apertura espiritual. Especialistas en artes marciales han observado y estudiado estas prácticas tradicionales, han puesto en evidencia los movimientos que liberan al cuerpo y el psiquismo de sus tensiones y han podido sintetizarlos; de ahí nace el Kin-Jo. Existen inumerarables disciplinas, todas interesantes, ligadas a esta Fuente única.

Las últimas noticias