Los Niveles de Consciencia

La Rueda del Físico

La rueda del físico nos permite aprender a dirigir nuestra consciencia a través de las palas, los colores y los sonidos.
- Para descubrir y armonizar nuestro cuerpo físico y entrar en acción con fuerza, potencia y estabilidad.
- Para liberar las tensiones y las memorias inconscientes bloqueadas en nuestro cuerpo.
- Para encontrar el equilibrio y la armonía con nosotros mismos y con los demás.

La Rueda del Etérico

A partir de la rueda del etérico, el practicante deberá abandonar las resistencias que lo bloquean y posicionar su consciencia más lejos, justo hasta el espacio del etérico:
- Para depurar y nutrir su cuerpo etérico.
- Para explorar y dominar con fluidez el espacio y la trama que une todo lo que existe.
- Para utilizar y canalizar las energías.


La Rueda del Astral


A este nivel de práctica, utilizaremos un bastón de bambú como soporte para materializar las rectas denominadas diagonales y así, activar esta rueda del astral. Esto nos permitirá:
- Reforzar y estimular nuestro cuerpo astral.
- Descubrir y reconocer nuestras programaciones inconscientes y nuestras emociones profundas.
- Elevar nuestro nivel de consciencia y abrirnos a la universalidad.

La Rueda del Causal

Para activar los cuatro brazos de la Rueda del Causal, nos serviremos de una espada en madera, soporte de la energía Yang, y de un escudo en madera, soporte a la energía Yin. Esta rueda nos permitirá tomar consciencia de nuestro cuerpo causal, para descubrir y explorar los planos sutiles y abrirnos al colectivo.