Los Encadenamientos

Los encadenamientos son secuencias físicas especialmente estudiadas para despertar nuestros sentidos, nuestras emociones, nuestras sensaciones. Son soportes para movilizar la energía. Al inicio de este aprendizaje hay una etapa indispensable a franquear: la etapa de “testigo”; uno se observa actuar, pues los movimientos propuestos son espejos que van a reflejar los bloqueos. En la siguiente etapa, cuando ya se domina la técnica, los encadenamientos se ponen a nuestro servicio y nos ofrecen mensajes acerca de nuestros comportamientos inconscientes.

En una etapa superior, encarnamos completamente la energía vital, que utiliza los encadenamientos como soporte para expresar su arte y reencontrar su fuente. Liberando conscientemente el cuerpo de sus bloqueos y de sus tensiones, se da la posibilidad al espíritu de entrar en acción de decisión. Si el cuerpo se pone al servicio de la consciencia, el espíritu es libre finalmente para decidir y el ser puede actuar con certeza, es decir, de acuerdo consigo mismo. Aquí es donde el Kin-Jo aporta toda su utilidad, puesto que permite regenerar a quienes lo practican, a fin de pasar a una acción consciente en su vida cotidiana.